jueves, 2 de agosto de 2018

Ni ellos ven futuro - San Cadilla Norte | 02-08-2018

Ni ellos ven futuro

Si ustedes son de los que piensan que porque se llaman Chivas, son históricamente grandes y son un equipo popular del que todos hablan, ya por eso van a competir por el título, mejor descártenlo.

Ya sé que este equipo es religión para muchos. Que aunque ande mal, o pésimo como en estos tiempos, lo tienen siempre en la mira de andar arriba, sólo porque se llama Chivas.

Sé que es religión, que nadie lo puede tocar, pero por la importancia que tiene este equipo en México y Estados Unidos, hay que abordar el tema.

No es el mejor equipo, no tiene, actualmente, la grandeza de su historia, no es taquillero ya, no llena su estadio y no compite para ser campeón, pero eso sí, su importancia es mayúscula.

¿Quién verdaderamente cree que Chivas podrá competir para ser campeón?

Pienso que muchos de los aficionados a este equipo no meterían las manos al fuego, salvo los fanáticos que ven todo de color de rosa. Esos que dicen: "Sí vamos a quedar campeones", que se la creen aunque su equipo esté peor de mal que en los últimos torneos.

Bueno, pues así como hace meses el señor Alan Pulido Izaguirre declaró que a estas Chivas le hacen falta jugadores de peso, de personalidad, de experiencia (algo así), ahora mi Judas Meee, en una charla que tuve con él el martes pasado me dijo que no ven la salida.

"Apenas van dos juegos y sentimos que esto no va a jalar bien. Claro que no vamos a salir a declarar eso, pero lo vemos desde José (Saturnino Cardozo)".

Me dijo que el paraguayo no es malo, es más, que sí es buen técnico, pero que cuando vienes de estar tres años con un técnico con el que hacías una química perfecta y jugabas a otro ritmo, es difícil adaptarte a un cambio.

"Además, wey", qué llevadito, jajaja "se fueron Cota y Pizarro. Ni se te ocurra ponerme a mí, pero a la directiva le vale madre, vende pa' agarrar lana. Ve el plantel. Vamos a pelear por clasificar, pero viendo los equipos, sólo quedarán dos lugares, y aún así se ve complicado".

En anteriores columnas les he escrito que si amo algo de este Judas Meee es que me dice las cosas directo, como lo que me ha informado anteriormente.

No se anda con los rodeos de: "Sí tenemos con qué, claro que estaremos entre los primeros 4", y esas cosas.

Prefiero, en cualquier orden de la vida, a un realista a un "positivo soñador", de esos que hablan de que puedes llegar a la luna de un salto si quieres.

"Imaginemos cosas chingooonas", por ejemplo.

Y la crítica al grande Chivas no es porque crea o no que la merece, sino por lo importante: los números.

En el último año, mas estas dos jornadas, el Guadalajara ha jugado 36 juegos, y de esos 36 sólo ha ganado 7, sí, 7 de 36 juegos. Cómo un grande puede arrastrar la cobija así.

Ha empatado 12 y perdido 17 (prácticamente la mitad de los partidos que juega los pierde). Con 36 goles a favor y 50 en contra.

Lleva 33 puntos de los últimos 108 disputados.

Y la crítica no es porque caiga bien o mal a los aficionados, la crítica a esta institución y a este equipo es porque es un grande.

Si fuera un equipo mediocre o chico ni se le tomara en cuenta.

Se le critica porque un grande no puede dar vergüenzas futbolísticas como las que da.

Lo justifican

Y a nivel nacional hay comentaristas y afición que justifican al equipo.

Por un lado hablan de que es el más grande, y al mismo tiempo que no se le puede exigir porque no trae plantel.

Lleva dos torneos consecutivos que no clasifica ni a Cuartos de Final y éste será el tercero, y los que lo aman dicen: "Es que lo desmantelaron".

A un grande no se le justifica. Puede ser que en un torneo sí, porque nadie puede andar siempre arriba, pero en uno, no en la situación de estas Chivas.

A los regios les dicen chicos, y puede que lo sean, pero si no llegan a la Final son blanco de crítica (y la comparto).

Al que no es grande se le critica porque no es campeón y al grande se le justifica todo como al Guadalajara.

Inicio ganador

Rayados, con un cuadro mitad suplentes, ganó -aunque se complicó- su primer juego de la Copa.

Aunque hay Rayados que no están a gusto porque extrañan el futbol del pelotazo de Antonio Mohamed, este Monterrey sí quiere jugar al futbol.

Yo me sigo muriendo con la mía, y con argumentos digo que me gusta la propuesta del señor Diego Martín Alonso López, me gusta su futbol elaborado, que sale jugando, que toca, que abre la cancha, que da pases laterales en busca, repito, de salir jugando.

Me muero con la mía: al Pandi de Diego le va a ir muy bien. Se ve, se palpa.

Pero también sigo con lo administrativo, el lado opuesto a lo deportivo en esta institución.

Al Estadio BBVA le caben 53 mil aficionados. Si mi tatara tatara tatara abuelo llamado Pitágoras no se equivoca, la mitad del estadio es 26 mil 500.

Ayer al sonido local le pasan que hubo una asistencia de 26 mil 040 espectadores, o sea... ¡la mitad del estadio!, cuando a lo mucho había un tercio de éste. Aaa lo mucho.

Informar que había 26 mil no va a hacer al equipo mejor. El equipo es muy bueno, está muy bien dirigido y es candidato a la Copa y a la Liga. Lástima que contraste con -insisto- acciones de pantalón largo.

¿Qué ganan con inflar la cifra? Como si diciendo la verdad de la asistencia los hiciera menos mejores.

PD: Lo importante es que se juega bien y se gana.