jueves, 2 de agosto de 2018

La razón de Amador - San Cadilla Reforma | 02-08-2018

La razón de Amador

El desafortunado deceso de Rafael Amador hace un par de días a causa del cáncer me hizo revivir una de las anécdotas que mejor ejemplifican el tipo de persona que fue el bonachón y siempre alegre mundialista mexicano y entrenador de Primera División.

Precisamente de su paso por los Pumas es que viene a colación una de las costumbres más singulares que tenía Rafa.

Pese a tener todo Ciudad Universitaria y la recién estrenada Cantera a su disposición, a Amador le encantaba llevarse al primer equipo auriazul a correr ¡a los Viveros de Coyoacán!

Así como lo leen.

Un día a la semana allá por el año 2000, los runners de entonces se topaban con los felinos, ataviados con sus playerotas de algodón con la palomita sudando la gota gorda, no tanto por lo pesado del circuito de aquella zona verde del sur de la Ciudad, sino por esquivar los hoyos y charcos que había por decenas, a fin de evitar cualquier tipo de lesión.

Ah, pero ¿por qué prefería Amador llevarse a toda la banda a los Viveros? Bueno, la respuesta era fácil saberla al final de las prácticas, cuando el entrenador se dirigía a un puesto de jugos y pedía su adorado de betabel con naranja y zanahoria... su híper favorito.

Después de tomárselo, una sonrisa inmensa se dibujaba en la cara de Rafa, quien seguramente hoy se está echando un juguito allá arriba con los decanos del Club Universidad.

La 'Pleititos'

Por si ya extrañaban a Ángel Reyna en la Liga MX, déjenme decirles que si necesitan del "Pleititos", pueden recurrir a la Liga MX Femenil.

Así es, me diiicen por ahí que ya hay alguien que en la Liga de las chicas ya se ganó el apodo que por tantos años ha identificado, muy a su pesar, al ahora futbolista del Celaya y es nada más y nada menos que una jugadora de Pumas.

Ana Paola López ya tiene bieeen ganado el sobrenombre de "La Pleititos" entre sus compañeras, pues saben que la volante tiene "la mecha muy corta".

Es una de las candidateables para ir a la Selección, pero sí, constantemente se enfrasca en discusiones con los árbitros centrales, al grado de que cuando hay una acción controversial, lo primero que tienen que hacer sus coequiperas es tratar de calmarla para que no se les vaya encima a los jueces.