martes, 31 de julio de 2018

El afortunado - San Cadilla Reforma | 31-07-2018

El afortunado

El partido entre Atlas y América del sábado resultó muy especial para un jugador de las Águilas.

Resulta que Luis Reyes andaba como pavorreal al encontrarse con compañeros con los que convivió durante 12 años en el club rojinegro y obvio más de uno le solicitó su nueva playera, una que ya tenía dueño.

En cuanto el árbitro pitó el final del encuentro, un miembro del staff del Atlas corrió en friega a la media cancha del Estadio Azteca para abordar al "Hueso", darle un gran abrazo como si fuera su compadre, y estirar las manitas para recibir el regalo.

Al final, el afortunado fue uno de los utileros del club con el que Luis tuvo una buena amistad en sus años como atlista.

Al menos hay quienes no se olvidan de los amigos.

Espían a rivales

No cabe duda que al América Femenil y a su directiva les ha calado el no haber podido ser protagonistas del Clausura 2018 hasta la última instancia, como ellos hubieran querido.

Y es que por más que en el torneo regular las Águilas den de qué hablar con goleadas y grandes rachas a favor, la verdad es que a la hora de la hora no han podido dar el salto hacia la corona.

A mí me coooonsta de lo preparadas que están y que tienen quizás al técnico con más experiencia y que siempre anda al pendiente de su equipo y de los demás.

Y es que hace unos días, nada más volvieron del duelo en Ciudad Cooperativa y las futbolistas del América le cayeron a La Cantera para echarle un ojo a Veracruz y ooootro más grande a las Pumas, que poco a poco le empiezan a complicar los partidos, por lo que se me hace que ya están haciendo la chamba para no quedarse ooootra vez en la orilla.

Quejas en redondo

Fíjense que Pedro Caixinha, estratega de Cruz Azul, no fue el único en quejarse del balón después del arranque de la Liga MX.

Y es que me contaron mis orejas que por ahí escucharon que las futbolistas de Pumas de la Liga MX Femenil no se han acostumbrado al esférico pues diiiiiiicen que se siente "bofo". Tanto así fue en su partido del fin de semana pasado, las jugadoras en la cancha incluso le pidieron al cuerpo arbitral que revisara si el balón con que estaban jugando estaba en buenas condiciones o no.

Lo bueno es que ya se viene la temporada de cambio de color del balón por las causas nobles que apoya la Liga, oportunidad perfecta para echarle una revisadita a las quejas por la forma del esférico.